Rosendo Pelayo, desesperado por su mea culpa.

No podrá solventar más de 56 millones de pesos detectados por el ORFIS en la cuenta pública del 2017

En los últimos días ha ando muy apresurado y hasta nervioso, así se le ha visto al ex alcalde Manuel Rosendo Pelayo, quien personalmente anda visitando a los que fueran agentes municipales en su administración pidiéndoles le firmen como obras terminadas todas las que dejó inconclusas y mal hechas.

Chendo Pelayo ya siente pasos en la azotea, teme que sus días de impunidad estén contados y, no es para menos, pues está prácticamente en los últimos días de solventacion ante el ORFIS y no encuentra la forma de ocultar todo su cochinero administrativo de todos conocido.

Para su mala fortuna las ex autoridades rurales no se han dejado convencer por el ex municipe y mucho menos por su ex Secretario particular y del Ayuntamiento Hever Gutiérrez, aún y cuando ofrecen ciertos “incentivos” económicos y en especie a cambio de la firma.

Así las cosas con este triste personaje de la política putrefacta.

A %d blogueros les gusta esto: