Prosigue la desestabilidad social en Veracruz, gracias al propio manipuleo del seno del poder de Cuitláhuac García.

Grupúsculo de políticos frustrados de Santiago Tuxtla, que con toda impunidad tienen secuestrada la casa del pueblo desde hace más de dos meses, ahora se apoderaron de las instalaciones de la fiscalidad del distrito de San Andrés Tuxtla, Veracruz, exigiendo la renuncia del fiscal Jorge Winckler.

Con esta aberrante acción pretenden salvar el “pellejo” por las denuncias formuladas en su contra por parte de los ediles del Ayuntamiento de Santiago Tuxtla, entre ellos Jacinto Campos Ortiz, Sergio Díaz Oliveros, Flavio Fragoso, entre otros…

¿Así o más descarado el manipuleo del Gobierno de Cuitláhuac García?, con estos sujetos que desestabilizan las instituciones, la paz y tranquilidad de los Veracruzanos.

A %d blogueros les gusta esto: