Diputados panistas doble cara.

¡Se tenía que decir y se dijo… Diputados panistas doble cara!

La denuncia que presentaron los diputados azules del Congreso del Estado contra el Gobernador Cuitláhuac García es simple y llanamente una tomadura de pelo, un intento ruin de sorprender y engañar al noble pueblo veracruzano.

Se tenía que decir y se dijo: cuando les conviene sí, porque realmente los intereses de su todavía patrón, el titiritero Miguel Ángel Yunes Linares es la verdadera mano que mece la cuna.

A Sergio Hernández, coordinador de los pitufos en el Congreso se le olvidan las acusaciones en su contra por el evidente tráfico de influencias a favor de la mamá de su amigo Pepe Mancha, por la contratación indiscriminada de publicidad en medios de comunicación, pagada por la anterior Legislatura.

Millones y millones de pesos los veracruzanos pagaron en favorecer la ambición rapaz de los Mancha Alarcón. Cada vez que se le ha cuestionado sobre el tema, ‘Sergio, el bailador’ contesta mediante evasivas, pero su implicación en el caso fue directa y debe ser señalado como el máximo responsable.

Pero si denuncian a Cuitláhuac por 160 millones de pesos en materia de seguridad pública, los panistas tampoco recuerdan la acusación al Gobierno yunista por más de mil millones de pesos, con motivo del fallido sistema de videovigilancia.

Hay que decirlo claro, es un monumento a la corrupción, una burla lamentable a la población veracruzana. Yunes prometió drones, pero lo único que aparecieron fueron más ladrones, la inseguridad se incrementó y es la única herencia que dejó a la actual administración.

Los diputados azules se comportan de manera doble cara, la mayoría de los que acudieron a la Fiscalía General, cuyo titular es su amigo personal Jorge Winckler, se olvidan de las pedotas que se paraban la pasada Legislatura con cargo al erario público.

En efecto, eran épocas de excesos, de abundancia, donde frecuentaban los bares y restaurantes de lujo de las mejores zonas del país y del extranjero, un gigantesco crimen a las arcas de la ciudadanía.

Y no olvidemos a Marcos Even, disque fiscal anticorrupción, quien brilla por su ausencia en el cargo en turno, sin duda deberían de renunciar, aunque es claro que obedecen órdenes del perro -MIYULI- mismo que será quien los acabe… tiempo al tiempo.

A %d blogueros les gusta esto: